sábado, 11 de mayo de 2013

LOS VIEJOS OFICIOS: EL ORDEÑO




Hay una cuestión que no podemos negar: este país es indudablemente agrícola y ganadero. Hemos querido tener otro tipo de industria basada en la construcción y nos ha salido el tiro por la culata. De hecho el otro día lo decían en televisión: mas de la mitad de los empresarios agrícolas y ganaderos de España superaban ampliamente los 50 años. Doy por hecho que se referían a pequeños y medianos productores, dejando aparte a las grandes firmas explotadoras con activos en diversos campos empresariales.

Consecuencia del boom económico de estos años atrás: abandonamos nuestras viejas actividades por otras teóricamente mas lucrativas o mas cómodas.

Consecuencia de la crisis actual: nos agarramos de nuevo a nuestros oficios tradicionales.

Y de hecho cada vez hay mas personas menores de 50 años trabajando en nuestros campos, tanto como productores o como jornaleros; un soplo de aire fresco para nuestra maltrecha economía y un motivo de alegría para un sinfín de asociaciones agrarias, que durante los años de bonanza económica miraban preocupados como los jóvenes renegábamos de nuestras raíces buscando un futuro ficticio y utópico en otros sectores. 


Hace poco se me brindo la oportunidad de grabar en una pequeña explotación ganadera de ordeño de leche de oveja en Aldeanueva de San Bartolome (Toledo) como es el trabajo que -independientemente de si es sábado, domingo o festivo, verano, invierno, etc- realizan dos veces al día.

En los videos se ve como “engañan” a las ovejas para que se estén quietas y puedan ser ordeñadas por la maquina. 









Tambien vemos la técnica empleada por los ganaderos para colocar los sacaleches en las ubres de los animales, que es extracción por succión de aire, y la ayuda extra manual que se brinda para agilizar la producción diaria.

Lo que no vemos es la maquina ordeñadora completa. Puedo decir que los conductos por donde circula la leche son higienizados dos veces al día, al igual que las partes que tienen contacto directo con animales y personas, y la leche recién ordeñada pasa directamente a tanques de conservación a la espera de ser recogida por camiones cisterna equipados con laboratorios portátiles que analizan la leche antes de ser cargada. Si la leche no pasa los controles establecidos es rechazada.

Además esta instalación que vemos es totalmente portátil; se puede desmontar rápidamente y trasladarse a otro lugar de una forma efectiva.

No tardando mucho, tendré la oportunidad de visitar una instalación fija de ordeño. Si al dueño no le parece mal, haré un reportaje completo con todos los pasos detallados.